La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Medidas no convencionales

Santiago Niño Becerra -  Martes, 23 de Septiembre

Se denominan ‘no convencionales’ porque no son ortodoxas y no están en los manuales de buenos usos y costumbres. Consisten en comprar cualquier papel en el que esté escrita la palabra ‘Deuda’ y pagarlo con dinero recién acabado de imprimir. Es lo que USA lleva años haciendo. Pienso, ya saben, que hoy ese proceder no arregla absolutamente nada, que equivale a una inyección de anfetas que se administre a alguien agotado que deba continuar haciendo un esfuerzo y cuyo efecto durará lo que dure la composición química inyectada. Es una inyección de óxido nitroso en un motor revolucionado: suministra un plus durante unos instantes e ese motor, pero no aumenta la potencia de ese motor de forma permanente.

Rebobinemos. El planeta ha caído en esta crisis sistémica por agotamiento de una forma de hacer las cosas: del modelo en uso. A mediados de los 70 ya estaba tocado y empezaron medidas para reactivarlo. Primero fue el ‘capitalismo popular’, luego el crédito a mansalva, después la burbuja puntocom, más después las subprime; hasta que se llegó a una deuda pública y privada inasumible e impagable y a un exceso de oferta inabsorbible en un horizonte de disponibilidad decreciente de recursos. Y ahora llegan las medidas ‘no convencionales’.

La FED se ha cargado con 4 B de USD en papeles cuyo valor es el que se le quieran dar, y a cambio ha impreso dólares que de momento son aceptados porque los imprime quien los imprime. Dirán que eso siempre será así, pero yo pienso que dejará de serlo cuando alguien se pregunte cuál es el valor real de un m3 de agua potable, de una Tm de maíz de alta calidad o un software que regule la distribución logística de un almacén ferroviario, lo que equivaldrá a cuestionarse el valor oficial del dólar y a plantearse si la deuda USA vale lo que oficialmente se dice que vale, máxime teniendo en cuenta la deuda total viva que USA arrastra. Ahora Europa quiere ir por el mismo camino.

El problema estriba en que aunque se denominen ‘no convencionales’ son las medidas de toda la vida, son medidas ya descritas en el manual del modelo ya agotado. Habrán más recuperaciones temporales, y cada vez más breves, pero no se arreglará la fuente de los problemas: lo que ha provocado la situación que se está viviendo debido a que es inarreglable: del mismo modo que de la Depresión no se salió con austeridad, de esta crisis no se saldrá a base de anfetas. Lo que sucede es que el trasfondo de ambas crisis es muy distinto: en los años 30 todo estaba por hacer y en los 2010 todo lo que en aquella línea estaba por hacer está ya acabado.

Luego la única salida consiste en saltar de via.

http://economia.elpais.com/economia/2014/09/22/actualidad/1411397349_926720.html

@sninobecerra

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.




[Volver]